Caminar por el Espíritu

El Espíritu Santo vive en cada persona que cree que Jesús murió en la cruz para él y que se arrepentí de sus pecados — es decir cambió de vivir de manera independiente de Dios, sin preocuparse de hacer lo que a Dios le quiere. A pesar de que seamos cristianos, es posible elegir de agravar el Espíritu Santo (Efesios 4.30), apagarlo (1 Tesalonicenses 5.19), o bien de caminar por el Espíritu Santo – otro dicho, vivir por el Espíritu Santo (Gálatas 5.16).

¿Caminar por el Espíritu? Dichosos todos los que temen al Señor, los que van por sus caminos (Salmo 128:1)!

Dichosos todos los que temen al Señor, los que van por sus caminos (Salmo 128:1, NVI)!

El Señor Jesús Cristo nos enseño a través de su ejemplo que él andaba por el Espíritu. Después de Él, sus apóstoles nos animaron a seguir la misma vía y de caminar por el Espíritu. Para ayudarnos a entender de lo que se trata, nos vamos a considerar pasajes de la Biblia donde el Espíritu Santo nos habla de como Dios el Padre desea que nosotros andamos. Por eso consideraremos pasajes del Antiguo y del Nuevo Testamento donde Dios nos dice como Él quiere que vivamos y de un pasaje donde vemos como andaba un hombres de Dios en particular. Después consideraremos pasajes más explícitos con respecto al caminar por el Espíritu.

1. ¿Preguntas del pueblo y respuestas de Dios (Miqueas 6.6-8)

Observamos la clase de preguntas que se están poniendo la gente sobre las muy difíciles clases de cosas que están considerando hacer esperando así recibir aceptación de parte de Dios. Compara eso con lo que en realidad Dios les está pidiendo a ellos, a través de la voz de su profeta Miqueas:

¿Qué podemos presentar al Señor?
    ¿Debemos traerle ofrendas quemadas?
¿Debemos inclinarnos ante el Dios Altísimo
    con ofrendas de becerros de solo un año?
¿Debemos ofrecerle miles de carneros
    y diez mil ríos de aceite de oliva?
¿Debemos sacrificar a nuestros hijos mayores
    para pagar por nuestros pecados?
¡No! Oh pueblo, el Señor te ha dicho lo que es bueno,
    y lo que él exige de ti:
que hagas lo que es correcto, que ames la compasión
    y que camines humildemente con tu Dios.
(
Nueva Traducción Viviente, Bible Gateway)

Ellos piden qué clases de sacrificios deben traer a Dios para ser perdonados de sus pecados. ¿bastaron, o Dios, ofrendas quemadas? ¿Debemos traerte ofrendas de becerros? ¿miles de carneros? ¿diez mil ríos de aceite de oliva? ¿Serás necesario ofrecerte hasta nuestros hijos mayores como sacrificios humanos? ¡No sabemos qué hacer para obtener tu perdón Dios para nuestros pecados! ¡No sabemos como actuar para que te gusta a ti! Es lo decían ellos.

Nada de eso les pide Dios. Hay solamente unas cosas sencillas que a Dios le agrada realmente: que hagamos lo que es correcto, que amamos la compasión y que caminamos humildemente con nuestro Dios. Es todo. Andar haciendo el bien. Andar amando la compasión. Andar sin pretensión, no como si fuéramos importantes. Andar humildemente. Andar humildemente, no con la cara abajo hacia la tierra, sino humildemente con Dios.

2. Manasés, Amón y Josías (2 Crónicas 33-35)

Josías, “hizo lo que era agradable a los ojos del Señor. […] Siendo aún joven, Josías comenzó a buscar el Dios de su antepasado David” ” (2 Crónicas 34.2-3, NTV). Él elegí inscribir su historia personal, no en la de su abuelo, Manasés, o de su padre, Amón, sino en la de su antepasado, David. Josías vivió en un cuaderno social y religioso establecido por reyes que hicieron lo malo en los ojos de Dios. Establecieron malas prácticas y continuaron practicarles. Así que, para caminar con Dios, fue necesario para Josías luchar contra costumbres que el conocía bien y con las cuales era muy familiar como lo era su pueblo.

Le aconsejo leer y escuchar esta historia en 2 Crónicas 33-35 y 2 Reyes 21-22, en la Nueva Versión Internacional de BibleGateway, donde una versión audio se puede escuchar,  cliqueando sobre el icono del altavoz, arriba del texto bíblico, hacia la derecha, así era cuando publiqué este artículo.

¿Qué importa para nosotros esta historia de los reyes Manasés, Amón y Josías? Creo yo que si buscamos a Dios y deseamos andar con Él, no podemos cerrar los ojos y hacer como si toda estaba bien en las prácticas culturales y religiosas de nuestro época y ámbito. Debemos consultar el Señor, consultar sus profetas, consultar sus apóstoles, consultar lo que ellos nos han legado de parte de Dios en su Palabra — que es la Biblia. Debemos buscar, no sólo conocer lo que Dios quieres que hagamos, sino también buscar hacerlo.

3. Caminar por el Espíritu según unos escritos de Pablo

Que significa caminar por el Espíritu y como hacerlo está enseñado en las cartas de Pablo a los Gálatas, a los Romanos y a los Filipenses. Estos lazos hacia aquellos tres libros les permiten escuchar, al mismo tiempo que leer, una versión de la Biblia fácil de entender, La Palabra de Dios para Todos. Escuchamos poniendo a Dios la pregunta “que significaría para nosotros caminar por el Espíritu y por cual aspectos podemos empezar a fin de mejorar nuestro caminar por el Espíritu. Hacerlo sería una muy buena y útil preparación antes de leer a continuación del presente artículo.

3.1. Pablo a los Gálatas

Por parte mía enfocaré unos pasajes bastantes cortos proviniendo del apóstol Pablo. Tal vez conviene empezar con Gálatas 5.25 (Nueva Traducción Viviente):

Ya que vivimos por el Espíritu, sigamos la guía del Espíritu en cada aspecto de nuestra vida.

¿Que está ocurriendo cuando nos dejamos guiar así por el Espíritu Santo de Dios? Podemos experimentar, por dentro de nosotros, y observar, exteriormente, un grupo de actitudes y de comportamientos como los siguientes : “amor, alegría, paz, paciencia, gentileza, bondad, fidelidad, humildad y control propio” (Gálatas 5.22b, NTV). Según el apóstol Pablo, tal es “la clase de fruto que el Espíritu Santo produce en nuestra vida” (Gálatas. 5.22a, NTV).

Si no nos dejamos guiar por el Espíritu de Dios, nos dice el apóstol Pablo, “los resultados son más que claros: inmoralidad sexual, impureza, pasiones sensuales, idolatría, hechicería, hostilidad, peleas, celos, arrebatos de furia, ambición egoísta, discordias, divisiones, envidia, borracheras, fiestas desenfrenadas y otros pecados parecidos” (Gálatas 5.19b-21a, NTV). Este segundo grupo de actitudes y comportamientos resulta de permitir que seamos guiados  por nuestra naturaleza pecaminosa, como le llama a Pablo mismo en este pasaje.

3.2. Pablo a los Romanos

Los capítulos 6 a 8 de Romanos hablan en particular del tema mismo que estamos tratando aquí. Por dentro de este extensivo pasaje empezaré enfocando lo en que pensamos:

Los que están dominados por la naturaleza pecaminosa piensan en cosas pecaminosas, pero los que son controlados por el Espíritu Santo piensan en las cosas que agradan al Espíritu. Por lo tanto, permitir que la naturaleza pecaminosa les controle la mente lleva a la muerte. Pero permitir que el Espíritu les controle la mente lleva a la vida y a la paz (Rm 8.5-6, NTV).

Antes de manifestar cualquier clase de fruto, sea del Espíritu, sea de nuestra naturaleza pecaminosa, y mientras los manifestamos, hay algo que se pasa por dentro de nuestro corazón que influye nuestros modos de pensar y el contenido exacto de lo que pensamos. Otras traducciones que la citada arriba enfocan no tan lo que pensamos sino lo que nos preocupa continuamente. Otras traducciones hablan de estar dominados por mentalidades extranjeras a lo que Dios nos enseña. Aunque no siempre se puede ver del exterior, eso constituye, creo yo, una de las manifestaciones de si andamos por el Espíritu o no.

3.3. Pablo a los Filipenses

Pedimos a Dios en los momentos de necesidad para que Él nos ayuda combatir en contra de pensamientos que no son agradable a Dios. De eso habla Pablo a los Filipenses (4.8b, NTV):

Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza.

Este artículo trata de un sólo de los muchos aspectos del caminar por el Espíritu: obedecer a Dios, hacer lo que a Él le quiere, según ce que han dichos los profetas y apóstoles, como se puede leer en la Palabra de Dios. Hay muchos otros aspectos que se debe tomar en cuenta: amar la Palabra de Dios, orar al Señor, confiarse en el amor del Padre para nosotros, entender que este mismo amor, Dios la tiene también para todos, y mucho más. Les invito a leer escuchando los textos mencionados aquí por dentro de sus contextos. Favor de comentar abajo, diciéndonos lo que habrá descubierto sobre caminar por el Espíritu.

Puede usted comunicar conmigo según las indicaciones bajo Preguntas u observaciones.

Daniel Garneau,
B Th, B Com, MA,
el 2 de marzo de 2018.

______________________
Este artículo resulta de mi participación en el seminario Rios de Limpieza bajo la dirección del equipo pastoral de l’Église Vie Abondante, al principio de 2018. Más específicamente, es mi respuesta personal a unos de los pasajes bíblicos que Dios puso por dentro de mi corazón mientras estaba meditando sobre el tema de la lección Caminando en el Espíritu.

Acerca de Daniel Garneau

Daniel Garneau, B Th, B Com, MA, es fundador del sitio Savoir et croire .ca. Su objetivos primordiales son : animar a los cristianos que han perdido toda esperanza de saber vivir para Cristo; favorecer la comprensión de lo que es el cristianismo; contribuir a levantar los prejuicios en contra de aquellos que se identifican a Cristo en sus vidas diarias y se atreven a hablar de eso; ayudar a aumentar la aceptación recíproca entre las diversas tradiciones cristianas que se quedan vinculados con la Palabra de Dios.
Esta entrada fue publicada en La vida del Espíritu y etiquetada en , , , , , , , , , , , . Agregue este enlace permanente a sus marcadores.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *