¿Fan o discípulo de Cristo?

Se debe evitar la confusión entre ser un fan de Cristo como si clicamos sobre el botón “Me gusta” de la red social cuando algo de la Biblia nos hace sentir bien – y de otro lado – ser un discípulo de Cristo, lo que significa confiarse en Él a lo largo de la vida. Para ayudarnos personalizar este peligro cada lector se pude poner para si mismo la siguiente pregunta: «¿Soy yo fan o discípulo de Cristo?». 

Quien me ofrece su gratitud, me honora (Salmo 50.23, NVI)

Tomamos en serio la advertencia de las Escrituras para que no seamos entre los de quienes un profeta de Dios pudiera decir como lo hice Ezequiel: «En realidad, tú eres para ellos tan sólo alguien que entona canciones de amor con una voz hermosa, y que toca bien un instrumento; oyen tus palabras, pero no las ponen en práctica.» (Ez 33.32, NVI).

La vía del compromiso cristiano auténtico y sincero incluye también aspectos que pueden llevar a ciertas formas de incomprensión básicas. Entre los elementos que se deben aclarar es que la confianza en Dios es la clave indispensable de una vida vivida para Dios. Aquella confianza se manifiesta con la convicción que Él siempre nos cuida con amor, aunque nuestras circunstancias pueden a veces ser difíciles de soportar y de entender. Se expresa también a través de nuestro agradecimiento a Dios para lo que Él es y hace. Se manifiesta en nuestra manera de vivir llenada del deseo de ser agradable a Él.

Para leer más al respeto, favor de consultar el artículo inglés, Follower or Fan of Christ? 

Desea usted involucrarse con nuestra comunidad de dialogo acerca de la fe cristiana? ¡Venga a visitarnos!  También, ¿Porqué no dejar un comentario en la caja abajo?

Daniel Garneau
el 20 de junio de 2018