Page 1 sur 1

Salmos 50-72

Publié : lun. 11 juil. 2016, 11:01 am
par DanielGarneau
De aquí por adelante, unos versículos de los Salmos que fueron memorables para mí mientras leyendo Salmos 50-72:
  • « [...] Llámame cuando tengas problemas, y yo te rescataré, y tú me darás la gloria » (Salmo 50:15, Nueva Traducción Viviente).

    « [...] El dar gracias es un sacrificio que verdaderamente me honra; si permanecen en mi camino, les daré a conocer la salvación de Dios » (Salmo 50:23, NTV).

    « Desata mis labios, oh Señor, para que mi boca pueda alabarte » (Salmo 51:15, NTV).

    « Siempre confiaré en su amor inagotable » (Salmo 52:8b, NTV).

    « Dios es mi ayudador; ¡el Señor me mantiene con vida! » (Salmo 52:8b, NTV).

    « Oh fortaleza mía, a ti canto alabanzas, porque tú, oh Dios, eres mi refugio, el Dios que me demuestra amor inagotable » (Salmo 59:17, NTV).

    « Oh Dios, ¡escucha mi clamor! ¡Oye mi oración¡ Desde los extremos de la tierra, clamo a ti por ayuda cuando mi corazón está abrumado » (Salmo 61:1-2, NTV).

    « Mi victoria y mi honor provienen solamente de Dios; él es mi refugio, una roca donde ningún enemigo puede alcanzarme » (Salmo 62:7, NTV).
Acerca del Salmo 64. Como astutos de corazón y de mente son los que se oponen a Dios y a sus servidores (Salmo 64:6b), pero «los justos se alegrarán en el Señor, y en en él encontrarán refugio» (Salmo 64:10a). Al final, «los que hacen lo correcto [...] alabarán [a Dios]» (Salmo 64:10b). Somos de los que, con David, se confían en Dios (Salmo 64:1, 7-10) en contra de los planes malvados de los enemigos de Dios (Salmo 64:2-6).

Acerca del Salmo 66. Tenemos momentos en nuestras vidas cuando lo sentimos necesario acordarnos a todo lo que Dios has hecho para nosotros en nuestra historia propia, colectivamente y individualmente. También debemos acordarnos del repentimiento nuestro, cuando decidimos pedirse a Dios su perdón (Salmo 66:18). El autor anónimo del Salmo 66 lo hizo en un contexto donde tal vez deseaba animarse a si mismo esperando que Dios responde a sus petición de este momento (Salmo 66:20), o tal vez se acordaba se momentos cuando Dios respondió a sus oraciones, recientes o no (Salmo 66:20). Este Salmo nos puede ayudar para confiarse en que Dios responderá a lo que pedimos ahora.

Acerca de los Salmo 70-71. Estaba leyendo ambos cuando nuestra familia se encuentro en una situación trágica con la muerte de un amigo intimo de uno de nosotros. Aquellos Salmos fueron de gran ánimo para mi a través de este periodo muy difícil de vivir:
  • « Por favor, Dios, ¡Rescátame! Ven pronto, Señor, y ayúdame » (Salmo 70:1, NTV).

    « Tú eres mi ayudador y mi salvador; oh Señor, no te demores » (Salmo 70:5, NTV).

    « Oh Dios, no te quedes lejos; Dios mío, por favor, apresúrate a ayudarme » (71:12).
¿Quisiera usted compartir una experiencia donde algo de los Salmos 50-72 le ayudaron de cualquier modo?

Fuente: Venir a la Biblia para encontrar a Dios de la sección Saber del sitio Savoir et croire. ca (saber y creer).